/La Vuelta de Obligado y el día de la soberanía nacional

La Vuelta de Obligado y el día de la soberanía nacional

Hoy recordamos la lucha de los héroes de la batalla de Vuelta de Obligado en 1845. Este hecho es recordado como un símbolo de nuestra unidad nacional.

El 20 de noviembre se celebra el Día de la Soberanía Nacional, en conmemoración de la batalla de Vuelta de Obligado de 1845. En aquel entonces, los heroicos soldados argentinos, en inferioridad de condiciones, resistieron la invasión del ejército anglo-francés, el más poderoso del mundo. La fecha fue instaurada por pedido del historiador José María Rosa y se oficializó por medio de la Ley N° 20.770, en 1974.

20 de noviembre de 1845

Con la finalidad de colonizar territorios de nuestro país, durante 1845 Francia e Inglaterra emprendieron una ofensiva con una flota de 95 navíos de carga, repletos de productos para ser colocados en la provincia de Corrientes y en el Paraguay.

El pueblo argentino no deseaba volver a ser una colonia, por lo que el Gobierno de Juan Manuel de Rosas, respaldado desde el exilio por el general José de San Martín, preparó una resistencia.

Los invasores querían entrar por el Paraná, pero las tropas nacionales, al mando de Lucio Mansilla, se anticiparon en un estrecho recodo de ese río: la Vuelta de Obligado. El número de fuerzas enemigas superaba ampliamente en cantidad y modernidad de su armamento a las argentinas, que sin embargo no se amedrentaron y batallaron durante siete horas. De este modo, lograron que las tropas adversarias no pudieran ocupar las costas, objetivo necesario para poder adentrarse en el territorio argentino.

Esta heroica resistencia, así como también el espíritu de lucha nacional se conoció en toda Europa y quedó inscripto en nuestra historia como un símbolo de independencia, libertad y unidad nacional.

El enfrentamiento de la Vuelta de Obligado fue el primero de otros tres enfrentamientos; el del paraje Tonelero, el combate de San Lorenzo, donde el general José de San Martín derrotó a los españoles con los Granaderos, y por último, Quebracho, sitio donde los patriotas cañonearon a los invasores.

El mejor homenaje que podemos realizar es retomar el legado de los hombres y mujeres que lucharon para construir nuestra Nación, entendiendo que esta batalla también tiene como escenario los aspectos económicos, políticos y culturales.

La Vuelta de Obligado

Por Cecilia Borscak

El 20 de noviembre de 1845, se produjo un desigual enfrentamiento entre tropas argentinas y la flota anglo francesa. A pesar de la derrota, la heroica resistencia se convirtió en un hecho emblemático para el nacionalismo argentino.

¿Qué ocurrió?

Siendo el brigadier Juan Manuel de Rosas gobernador de la provincia de Buenos Aires y poseedor, a la vez, del manejo de las relaciones exteriores de la Confederación Argentina, se produjo un conflicto internacional con los gobiernos británico y francés. Las potencias europeas, que se encontraban en plena expansión colonial, comerciaban desde hacía años en el Río de la Plata, tanto con Montevideo como con Buenos Aires. Eran los principales compradores de las materias primas de la región, así como los proveedores de manufacturas.

Ante una lucha interna en la Banda Oriental, hoy Uruguay, Rosas apoyó al líder federal y decidió intervenir en el conflicto con tropas y bloqueando el puerto montevideano. Esta situación perjudicaba el comercio de los europeos, quienes decidieron forzar a Rosas al ingresar con sus barcos mercantes por el río Paraná rumbo a Corrientes y Paraguay. Uno de los principios que Rosas había sostenido en su gobierno era impedir la libre navegación de los ríos interiores del país por parte de otras naciones. Este hecho, que perjudicaba los intereses comerciales del Litoral, era justificado en la defensa de la soberanía nacional, asociada a su control exclusivo del territorio.

Al ingresar la flota anglo francesa, muy superior en número y recursos, se decidió un osado plan de defensa que comandó Lucio Mansilla. Colocó unos pequeños botes, que sostenían cadenas a lo ancho del río, en tierras de la familia Obligado. Se eligió ese lugar porque permitía una defensa más accesible, por sus barrancas y el tamaño del río en esa vuelta. A pesar de lo valeroso de la defensa, que se sostuvo por varias horas, los barcos europeos lograron vencer la resistencia y continuaron avanzando, dejando a su paso cientos de muertos en combate. El objetivo de las potencias era quebrar la prohibición de comerciar con el interior, lo cual les resultó infructuoso, dada la crítica situación económica de estas regiones. No volverían a intentar otra expedición.

Fragmento encontrado de la cadena utilizada en Vuelta de Obligado

¿Cómo se lo interpretó?

Cuando los interventores comprendieron que la intervención era un fracaso; que fuera de las ocho cuadras fortificadas –y subvencionadas- de su base militar en Montevideo, no podían tener nada más; cuando los vientos sembrados por los diplomáticos de Rosas en París y Londres maduraron en tempestades; cuando el mundo entero supo que los países pequeños y subsedarrollados pueden ser invencibles si una voluntad firme e inteligente los guía, ingleses y franceses se apresuraron a pedir la paz.

En 1847, vinieron Howden y Waleski para envolver a ese “gaucho” en una urdimbre diplomática. Se fueron corridos, porque Rosas resultó mejor diplomático que ellos. En 1848 llegaron Gore y Gross; ocurrió lo mismo. Más tarde, en 1849 Southern por Inglaterra y en 1850 Lepredour por Francia, aceptaron las condiciones de Rosas para terminar el conflicto. Hasta la cláusula tremenda de humillar los cañones de Trafalgar y Navarino ante la bandera azul y blanca –que de esta manera se presentó al mundo asombrado-, reconocieron haber perdido la guerra.

“Debemos aceptar la paz que quiere Rosas, porque seguir la guerra nos resulta un mal negocio”, dijo Palmerston en el Parlamento pidiendo la aprobación del tratado Southern. Y el Reino Unido no se estremeció por ello. Algo distinto pasaría en la patriotera Francia, pero finalmente Napoleón III debió resignarse a la derrota.

Así Rosas dio al mundo la lección de cómo los pequeños pueden vencer a los grandes, siempre que consigan eliminar los elementos internos extranjerizantes y atinen a manejar con habilidad y coraje sus posibilidades.

Muchos años después de este combate, surgió dentro de la historiografía argentina una corriente revisionista que ensalzó la figura de Rosas como un líder nacionalista y defensor de la soberanía. En esa línea, la batalla de Obligado adquiría un carácter épico, no tanto por el hecho en sí – que fue una derrota – sino por lo simbólico de haberse atrevido a enfrentar a las mayores potencias mundiales, en inferioridad de recursos e, incluso, con la certeza de que la victoria sería imposible. Fue valentía, incluso temeridad, en su máxima expresión, más allá de los motivos políticos o económicos que rodeaban al hecho.

En el gobierno de Isabel Perón, por iniciativa del historiador José María Rosa, el Congreso declaró el 20 de noviembre como el Día de la Soberanía Nacional. En 2010, en el gobierno de otra presidenta, se convertiría en feriado nacional, aunque trasladable al cuarto lunes de noviembre. El decreto de Cristina Kirchner justifica la elevación de la fecha por ser “uno de los hitos históricos más importantes de nuestra Nación.” Nuevamente, el hecho histórico se ve resignificado en pos de su carácter simbólico, porque nos recuerda que “la Patria se hizo con coraje y heroísmo.”

Cada presente reinterpreta su pasado, muchas veces para justificar posturas propias más que para buscar la verdad histórica. Tal vez el mayor legado del combate de Obligado sea que la Soberanía, el poder supremo, se encarna en los ciudadanos, en aquellos que cotidiana y anónimamente damos lo mejor de nosotros mismos para construir una verdadera Patria.

Parque histórico natural Vuelta de Obligado

El parque histórico natural Vuelta de Obligado, reserva natural, histórica y refugio de vida silvestre municipal Vuelta de Obligado o simplemente reserva Vuelta de Obligado, es un área protegida histórico-natural municipal situada en la localidad de Obligado, al norte del partido de San Pedro, en el nordeste de la provincia de Buenos Aires, centro-este de la Argentina. Además de conservar la vegetación y fauna características de la región —las que le otorgan suficiente mérito per se—, resguarda el paisaje original donde se libró la Batalla de la Vuelta de Obligado el 20 de noviembre de 1845, en la ribera y las aguas del río Paraná, lo que la convirtió en un sitio histórico nacional.

Mayor información Parque Histórico Vuelta de Obligado:

Dirección: Lucio Mansilla s/n – Vuelta de Obligado – San Pedro

Aún hoy se conservan en su extensión los cañones y parte del juego triple de cadenas de 360 brazadas, utilizadas para atravesar el Río Paraná con el objetivo de detener las flotas enemigas anglo-francesas.

Además de ser un importante espacio histórico, Vuelta de Obligado aparece como una valiosa Reserva Municipal y Refugio de Vida Silvestre, encargada de proteger principalmente la avifauna y los bosques autóctonos.

Postal paradisíaca de la naturaleza local que se ubica 18Kms. hacia el oeste de la ciudad de San Pedro.

Es ideal para paseos recreativos, o para avistar aves, plantas, insectos, y naturaleza en general. Mediante senderos, el visitante puede observar un variado conjunto de especies de animales y vegetales nativos del nordeste bonaerense.

Se hacen visitas guiadas de interpretación ambiental guiadas por orientadores especializados. Al presentar una doble valorización: histórica y natural, resulta de sumo interés para las visitas de contingentes escolares, sirviendo el predio de escenario viviente para complementar a los educadores la enseñanza de historia argentina, biología o ciencias naturales, además de promover en los jóvenes una toma de conciencia sobre la problemática medioambiental.

Al ser considerada una reserva urbana, sus roles principales son la educación, la conservación de los recursos biológicos, la investigación científica, la participación de la ciudadanía y, por último, el esparcimiento de la población.

Se puede visitar la reserva diariamente. La entrada es gratuita, al igual que la sala donde se encuentra el “Centro de interpretación de flora y fauna”. También posee el llamado: Museo histórico “Batalla de Obligado”, un museo de sitio el cual es arancelado. En el sector del parque histórico también se encuentran diferentes monumentos y monolitos que recuerdan a los protagonistas de la batalla, además de la Baliza “Soberanía Nacional” y el destacamento “Prefectura Vuelta de Obligado”, de la Prefectura Naval Argentina.

 

By |2017-11-20T08:50:21+00:00lunes, 20 Nov 2017|Historia Argentina|

About the Author:

Nacido en el año 72 en Buenos Aires, es Licenciado en Marketing de la Universidad C.A.E.C.E. de Buenos Aires y con Master en Dirección de Arte de CICE en Madrid. Productor, diseñador gráfico, diseñador editorial y webmaster. Desde 2005 trabaja en DIVERSIDAD VISUAL.

Coméntanos esta nota

Leave A Comment