/Lanzan al espacio un nuevo satélite argentino, Saocom

Lanzan al espacio un nuevo satélite argentino, Saocom

La base espacial Vandenberg es una instalación militar estadounidense, ubicada en el condado de Santa Bárbara, California. Desde una de sus plataformas de lanzamiento partirá este sábado 6, antes de la medianoche, el Satélite Argentino de Observación Con Microondas (Saocom) a bordo de un cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX, la empresa del excéntrico millonario Elon Musk.

La particularidad de este cuerpo de paneles y antenas que ronda las 3 toneladas y mide 4,7 metros de alto, es que a través de un radar que emite un pulso de microonda, permitirá anticipar inundaciones, desastres naturales y crear mapas de desplazamiento de glaciares.

La construcción del Saocom 1A -tendrá un hermano mellizo en órbita para 2019- demandó casi 11 años para su desarrollado y fabricado, a cargo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) junto con organismos y empresas como la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), VENG, INVAP, contratista principal del proyecto. Es el primer lanzamiento que concretaría la CONAE en la gestión del actual gobierno.

Se trata de un satélite para observación, pero a diferencia de los ópticos o los térmicos, que toman fotografías o miden temperatura, su Radar de Apertura Sintética (SAR) opera en la porción de las microondas del espectro electromagnético. ¿Qué significa esto? Que se ve favorecida la observación nocturna ya que no depende de la luz solar y tampoco interfieren las condiciones de la atmósfera, como nubes o tormenta.

“El elemento central es una antena que emite pulsos de microondas que viajan a la velocidad de la luz e interactúan con la superficie terrestre. Una parte de dicha energía rebota en el suelo y retorna a la antena con información del suelo. El satélite la empaqueta y la remite al Centro de Control de la Misión, en la provincia de Córdoba, para que su procesamiento. Hay otras estaciones con las que tenemos convenio como la base Tolhuin en Tierra del Fuego, Svalbard en Noruega y en Matera, Italia”, detalla la doctora Laura Frulla, investigadora principal de la Misión SAOCOM, de la CONAE.

En cuanto a sus prestaciones, hay una larga nómina que incluye usos en agricultura, hidrología y prevención de desastres naturales. Brindará a los organismos públicos información de incendios, erupciones, terremotos, avalanchas y derrumbes. Además, ofrecerá servicios al agro para el monitoreo de crecimiento de cultivos y para analizar si es necesario fertilizar o no.

“En la lista figuran desde pronóstico de inundaciones, panorama de rutas colapsadas, monitoreo de delta, detección de petróleo en tierra o agua, identificar zonas en riesgo de inundación y dar alertas tempranas, detectar suelos muy secos con riesgo de incendios, hasta producir mapas de riesgo de enfermedades de cultivos. También se puede realizar seguimiento de buques, como el rompehielos ARA Almirante Irízar y detectar el camino con menos formación de hielo”, explica Frulla.

Una vez que alcance su órbita, obtendrá energía mediante sus paneles solares de 13 m2 y desplegará una antena radar de 35 m2 compuesta por siete paneles, formados cada uno por un conjunto de 20 antenas en miniatura.

El mismo desplegará una órbita polar de baja altitud, que se utiliza para supervisar la Tierra y cubrir su superficie por completo. El satélite se mueve casi en círculo y completa cada órbita en unos 90 minutos. Se ubicará en una órbita polar Sol-sincrónica a una altura de 619,6 km sobre la superficie de la Tierra. Esta órbita permite cartografiar globalmente la Tierra en gajos avanzando sobre las latitudes.

Una de las marcas que convierten al Saocom en un objeto diferente es el radar que opera en la banda L. Las bandas son intervalos de frecuencias del espectro electromagnético asignados a diferentes usos dentro de las radiocomunicaciones.

“Las antenas que operan en esta frecuencia son contadas con los dedos. La otra agencia que trabaja en banda L es la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). Aunque Saocom es mucho más sensible, ya que es capaz de medir la humedad del suelo con una tasa de error del 10% y con un desplazamiento vertical-horizontal en el orden de los milímetros”, precisa Frulla.

Los satélites gemelos SAOCOM no estarán solos, ya que se integrarán con cuatro satélites desarrollados por la Agencia Espacial Italiana (AEI), llamados COSMO-SkyMed que en su conjunto formarán la constelación Sistema de Satélites para Gestión de Emergencias (SIASGE). Esta red integrada por 6 satélites operará en forma complementaria.

“Mientras que los radares de Saocom se mueven en banda L, una longitud de onda con menor resolución, pero de mayor profundidad; los italianos funcionan en banda X, que logra una mayor nitidez pero menor penetración. Es decir, mientras que con la L se puede analizar la base de los troncos y en un suelo desnudo penetrar hasta la raíz; los X se quedan en la copa de los árboles y no logran superar la rugosidad del terreno. Además, entre los Saocom y los COSMO-SkyMed habrá 10 minutos de diferencia, para obtener distintas observaciones de una misma superficie”, repasa Frulla.


Fuente: Clarín

By |2018-10-02T19:05:48+00:00martes, 02 Oct 2018|Novedades del país|

About the Author:

Nacido en el año 72 en Buenos Aires, es Licenciado en Marketing de la Universidad C.A.E.C.E. de Buenos Aires y con Master en Dirección de Arte de CICE en Madrid. Productor, diseñador gráfico, diseñador editorial y webmaster. Desde 2005 trabaja en DIVERSIDAD VISUAL.

Coméntanos esta nota

Leave A Comment