Virtud de los poetas, es la de transmitir grandes pasiones a través de sus versos, el amor y el odio son omnipresentes en ellos, en todos los tiempos.

Notamos aquí un DISCÉPOLO que dijo basta a tantas traiciones que lo torturaban, “SIN DECIRLO, ÉSTA CANCIÓN DIRÁ TU NOMBRE”, dura venganza de un hombre que dió todo a una mujer que poco lo valoraba y la castiga con lo único que tenía LA POESÍA.

Vendran luego sus amigos MANZI y PICHUCO ,con otra canción aún peor “sobre el marmol helado, migas de medialuna”.

En otra noche de decepciones (muy cercana a ésta poesia), Enrique baja el cuadro de la mujer que se hallaba en el Living su casa y lo cuelga en el garage, al llegar ésta y preguntar por qué, sin valor el poeta responde… Fue solo para que el auto, no se sintiese solo…

Sin palabras
Música: Mariano Mores
Letra: Enrique Santos Discépolo

Nació de ti…
buscando una canción que nos uniera,
y hoy sé que es cruel brutal -quizá-
el castigo que te doy.
Sin palabras
esta música va a herirte,
dondequiera que la escuche tu traición…
La noche más absurda, el día más triste.
Cuando estés riendo, o cuando llore tu ilusión.

Perdóname si es Dios,
quien quiso castigarte al fin…
Si hay llantos que pueden perseguir así,
si estas notas que nacieron por tu amor,
al final son un cilicio que abre heridas de una historia… ¡Son suplicios, son memorias…
fantoche herido, mi dolor, se alzará, cada vez,
que oigas esta canción!…

Nació de ti…
mintiendo entre esperanzas un destino,
y hoy sé que es cruel, brutal -quizá-
el castigo que te doy…

Sin decirlo esta canción dirá tu nombre,
sin decirlo con tu nombre estaré yo.
Los ojos casi ciegos de mi asombro,
junto al asombro de perderte y no morir.


Fuente: NEIKE, milonguero viejo.